A tan solo una hora y media de Madrid, al este de la provincia de Valladolid, se encuentra la Comarca de Peñafiel, cuya historia y economía se han moldeado por su situación a orillas del río Duero, una zona mundialmente reconocida por sus vinos y gastronomía.

Desde hace algunos años la Cuenca del Duero se ha convertido en una meca del enoturismo, un lugar de obligada visita para todos los amantes del  buen vino.

Es un buen viaje para una excursión de un día o una escapada de fin de semana, en la que adentrarse en los secretos de la elaboración del vino, mientras se disfruta probando lo mejor de sus bodegas y las delicias de la gastronomía castellana tradicional.

Los viticultores ya no solo se ocupan del vino sino también de los viajeros, y por ello han levantado bodegas muy vanguardistas, en algunos casos diseñadas por arquitectos de renombre, para dar cabida a todas las expectativas de los visitantes.

castillo de Peñafiel

Aparte de conocer las salas de barricas, los dormitorios de botellas y los viñedos, también podéis daros el lujo de una comida maridada en la propia bodega, un picnic a los pies del Castillo de Peñafiel, un lechazo en un lugar tradicional o una ruta cicloturística por los monumentos de la zona.


En las bodegas de Ribera del Duero se hace vino, pero también turismo de calidad, porque uno puede disfrutar de muchas actividades como visitar pueblos con sabor medieval, conocer bodegas, museos y monumentos o comprar y catar vino mientras se disfruta de la gastronomía local.

El enoturismo tiene la virtud de vertebrar todos los recursos locales: paisaje y naturaleza, patrimonio artístico, artesanía, ocio y deporte, fiestas, tradiciones  y gastronomía.

Las paradas de obligada visita son:

– Museo Provincial del Vino: es el eje por donde pasa todo el turismo enológico de la provincia. Ubicado en el castillo de Peñafiel, Monumento Histórico Nacional. Es la seña de identidad de la comarca y ahora también el difusor de su cultura vinícola. Los orígenes del castillo se remontan al siglo IX, si bien su aspecto actual pertenece al siglo XV. Los paisanos lo comparan con un navío anclado en la meseta castellana, efecto que se agudiza en los días de niebla, que parece un océano a sus pies.

No dejéis de subir a la Torre del Homenaje, un mirador privilegiado para admirar la belleza de la ribera del Duero y Duratón, del valle de Botijas, viñedos y pinares. Esta vista fue bastión de la defensa del valle del Duero durante la Reconquista.

En el museo podemos aprender todo sobre el largo y complejo proceso de la elaboración del vino.

– Peñafiel: es el pueblo más singular de la comarca, y la visita es como hacer un viaje a la Edad Media, para conocer una gastronomía y cultura forjada a lo largo de los siglos. No dejéis de visitar la Plaza del Coso, un recinto de la época medieval, que se usaba para celebrar festejos taurinos, y que aún hoy acoge las fiestas locales, el mes de agosto.

Dentro de la Plaza hay un espacio llamado Cosovisión donde se puede ver a través de material audiovisual parte de lo que acontece cada año durante las fiestas de Peñafiel en la Plaza del Coso. Y también una muestra de arqueología de la cultura vaccea, que se asentó en la Cuenca del Duero durante los siglos IV –I a.C.

Caminar por las estrechas calles de la villa, un museo al aire libre y disfrutar del olor a leña y del lechazo al horno.

– También se pueden visitar el Museo de Arte Sacro, ubicado en la iglesia de Santa María, en la Plaza de España de Peñafiel, que muestra numerosas piezas del patrimonio artístico de temática religiosa de toda la comarca, entre ellas piezas en plata de los siglos XIV y XVII.

– En La Casa de la Ribera se recrean la vida y costumbres de las gentes de principios del siglo XX. De la mano de los dos personajes que habitan la casa, Mariano y Tomasa, podréis visitar las cuadras, el patio, las bodegas y otras partes de una casa tradicional.

– Bodega de Protos

En el mismo Peñafiel, la bodega de Protos es doble: una antigua sede en el interior de la montaña sobre la que está el castillo de Peñafiel y la nueva bodega diseñada por el prestigioso arquitecto internacional Richard Rogers. Las visitas incluyen recorrido por ambas bodegas y una degustación o cata de sus vinos, y han de ser reservadas previamente por teléfono o mail (+(34) 659 843 463  o enoturismo@bodegasprotos.com, abierto cada día, excepto los lunes).

Otras bodegas que puedes visitar en la zona son: Bodegas Arbas, Bodegas Pagos de Mogar, Bodegas Vega Real o Bodegas Emina.

Donde Dormir

Hotel Real Castillo de Curiel

Te recomendamos el Hotel Real Castillo de Curiel, de cinco estrellas y con un excelente ubicación. Perfecto para un fin de semana, está documentado históricamente desde el siglo XI, cuando fue propiedad de los reyes castellano e incluso presión para nobles y reyes durante dos siglos y testigo de la Reconquista. El hotel actual consta de 23 habitaciones y suites, con orientación exterior y panorámicas sobre el valle del Duero.

Como llegar

En Coche
Desde Madrid, la distancia es de 175 km. Lo ideal es alquilar un coche y tomar la Nacional I y en Aranda de Duero tomar la Ctra N. 122 dirección Valladolid. También se puede venir por la autovía Segovia-Valladolid y tomar la salida dirección C-213 a Peñafiel a la altura de Cuéllar.
En Autobús
La compañía SEPULVEDANA TRANSPORTE DE VIAJEROS S.L., realiza el trayecto Madrid-Peñafiel, de lunes a viernes laborables, a las 15,30 h. y 17,45 h. y los fines de semana y festivos a las 09 h. desde Moncloa (www.lasepulvedana.es) por un precio aproximado de 20 euros.

+ info Peñafiel




Deja tu comentario:


Name (required)

Email (required)

Website

captcha

Unknown source